31 enero 2012

Solo quedo yo y mi reflejo en el fondo del vaso.

Mi otra vida me enseño a no dar todo por nada, que las promesas se esfuman como el humo de una calada. Me enseño puñaladas escondidas bajo máscaras, besos y lindas caras. Mi otra vida me enseñó a desconfiar, me enseño a mirar a ambos lados antes de hablar; unos vienen y otros van. Me enseño a esquivar, a levantarme, a ser fuerte y que la soledad es la peor muerte. Mi otra vida me enseño que lo real es lo que tengo enfrente y que al final solo quedan los cuatro de siempre. Me enseñó a barrer pa mi lado, que cada uno va a lo suyo. Me enseñó a ver cuando algo se ha acabado. Me mostroo que no se tiene nunca nada seguro, que del éxito al fracaso solo hay un inmundo segundo. En mi otra vida aprendí a perder, que los que más quieres son los que más te pueden llegar a joder. La desdicha siempre anda esperando escondida, mala vida; ahora andas por ahí perdida. Tengo que dar el paso, no tengo caso. Ahora sólo quedo yo y mi reflejo en el fondo del vaso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario